26/06/2008

Espera

Los años han pasado ya, en su cara se desdibuja una sonrisa y las arrugas han aparecido en su rostro cansado de tantas idas y venidas. Muchos días se ha levantado con la misma pesadez que le recorre el cuerpo por los últimos meses de su vida, dónde éstan aquellas épocas donde nada le dolía, dónde la piel era suave y sus músculos fuertes, dónde quedo la impaciencia por el alcohol y las noches de desvelo y los brazos de algun amante. Hoy se despierta y sólo agradece no sufrir algún achaque, si pudiése pedir un deseo a Buda o a Dios o a alguien parecido, sólo le pediría que no le de un ataque de tos mientras imparte su clase, pero no hay de que quejarse, su eterno compañero el cigarrillo sigue caminando a su lado.

Se levanta con el pie derecho (para la buena suerte) va al baño, recorre su pequeña sala y se da cuenta que el tiempo no perdona, que sus vecinos tienen hijos, que sus amigos han encontrado en la normalidad de la vida lo que llaman "felicidad", una casa, un perro, dos hijos y un auto no esta nada mal le comentan en las cenas a las que acude normalmente. Se hace acompañar de nadie, sus conquistas han quedado atrás, una por una han ido trazando las líneas del futuro y le han dejado fuera. Él camina sin rumbo fijo, su pequeño espacio en el que habita le dice que no hay café, que tendrá que caminar hasta la esquina e internarse en la selva de asfalto y saludar al tendero. Escucha los mensajes en el teléfono y oye una extraña vocecilla del otro lado... Hace tiempo que quería hacer esto, pero no me atrevía. Como bien lo sabes vivo bien sin ti, tengo un presente que construir y un futuro que vivir. Espere mucho tiempo tú llamada, espere una explicación, espere un por que. Nada de eso llegó, sólo una frase que no he podido borrar de mi mente "nuestra relación es así"....Si, así era nuestra relación, pero nada perdona que te hayas ido sin decir adiós. Hoy llamo para decirte lo importante que fuiste, que sólo esperaba una propuesta sincera del corazón para ir a vivir mis sueños contigo, para depositar a tú lado mis más completas ilusiones y edificar una fortaleza para nuestro amor...

El segundo mensaje, le avisa que el plazo para pagar la tarjeta ha vencido y que empezaran a correr los intereses, el tercero es un mensaje de su madre avisandole que sale de viaje por un mes, el cuarto es una alumna que tiene dudas sobre el examen pasado. Él no escucha nada, no puede poner atención, se sienta en la silla de madera, mira el cuadro que esta de frente y se pregunta una y otra vez que sucedio en esa mañana. Cómo es que en un minuto ha visto pasar su vida entera y no queda rastro de nadie más que de él...por qué nunca se detuvo en su camino y le tomo la mano a esa pequeña mujer, por qué no le vendio la idea del amor eterno, por qué no compartió con ella las cosas sencillas de la vida, por qué no despegaron las zapatillas del suelo.

Él no lo sabe, él no tiene nada que reclamarse y ella no tiene nada más que decirle...la puerta se cerró con un eterno beso de amor.

17/06/2008

Recuerdos

Era una tarde soleada invadida por olores de primavera, la tarde anunciaba un momento de tranquilidad en medio del tráfico y la contaminación citadina. Había terminado una jornada más de trabajo y se disponía a tomar una cerveza en el lugar de costumbre. Mientras manejaba camino a su destino, sonaba una canción en la radio que la hacia recordar parte del pasado...cabalgata de las cosas sobre mi, cabalgata estallido interno.... pensaba en esos días grises y lluviosos en los que sin preocupación del mañana caminaba sin prisa y descalza. El semáforo en verde y una jovén histérica detrás de ella, le avisaba que debía avanzar. Siguio el camino hacia el restaurant y saludo al mesero "lo de siempre por favor, te molesto con un cenicero" Así, llego el tarro a la mesa y un plato de carnes frías y quesos, prendio un cigarrillo y saco del bolso un pequeño libro con varias anotaciones en las orillas, solto un suspiro al aire y se preguntó ¿qué es la felicidad? ¿es una constante o son momentos espaciados en la vida?. En esa tarde ella se sentía feliz, sentía que las cosas fluían y que la vida había sido lo suficientemente generosa como para darle un descanso en medio del abrumador mes que vivía. Pasaron un par de horas y sin esperar nada, sólo leyendo y fumando un cigarro, se le presentó de frente...
A -Nunca pense encontrarte aquí!
S -Hola, cómo te ha ido?
A -Quieres tomar algo? Estas con alguién?
S -No, aún no llega...tú esperas a alguién?
A -No no, toma asiento por favor...
Las copas corrieron, la cerveza se convirtió en vino tinto, después un vodka...un cigarrillo, recuerdos vivos que parecían estar dormidos. Su mirada le avisaba la prisa por vivir, sus manos temblorosas buscaban espacio entre su piel y sus labios delgados rozaban lentamente su mejilla.
S -Ha sido una grata sorpresa encontrarte
A -Ha sido una linda coincidencia que no llegara tu cita
S -Llamame mañana, desayunemos en mi casa
A -No lo sé, no quiero ser inoportuna
S -Esta bien, si te decides te espero a las 10:00 am
En un abrazo se fundieron los sentimientos y con un calor especialmente distinto se demostraron el miedo a mirarse a los ojos. El miedo que les separo seguía presente, ella solía desaparecer con el alba y no llamar jamás. Una vez más le esperaría toda la vida, una vez más le escribiría un poema con el corazón en la mano, una vez más se había ido.
A veces pensaba que sólo necesitaba la señal indicada para dejar su vida cotidiana y embarcarse en la aventura que representaba ese olor a flores y esas manos tersas y dulces...
De regreso a casa pensaba en lo afortunada que había sido al encontrarse. No sabía por que ni como, pero su presencia desenredo la maraña. Su amor nunca le pertenecerá, su cuerpo cálido y frágil será de alguién más, pero nunca podrá llevarse la sensación de frescura y tranquilidad que encontró en sus brazos aquella noche fría y callada, en medio de un crepa y una copa blanca, no podrá quitarle el recuerdo de sus besos libres en medio de cuatro paredes. Eso era la felicidad para ella, el eterno recuerdo del amor entre sus sábanas y la seguridad de no tenerle nunca más...

09/06/2008

Misión Secreta

Los fantasmas aparecen ante mi
uno blanco, uno negro
los dos se consumen en mi piel
los dos huyen al momento anterior
sus voces son como ecos lejanos
se evaporan sintiendo la pasión
se sienten queridos sólo una vez

Les abro espacio en mi voz
les espero entre palabras no dichas
les aborrezco por no estar aquí
En momentos de furia incesante
la tierra gira, los perros ladrán,
todos en el alba vuelan
Juntos sin nada que decir
me disparan al corazón
grito de dolor y arriesgo por la vida
me escondo tras el cielo
mis sentimientos aguardan
se agazapan con el agua
y ambos me esperan....
pero yo... espero nunca llegar
a la cita pactada