23/04/2009

Celebremos juntos

Hoy que es el Día Internacional del Libro celebremos juntos...todos los que blogueamos somos diferentes y algunos totalmente incompatibles, pero si algo tengo claro, es que tenemos el gusto por leer y escribir...mi propuesta es festajarnos...festejar a los grandes y a los pequeños, simplemente celebremos el gusto, el cariño, el respeto y la admiración por todo aquel que se atreve a plasmar sus pensamientos y seguramente sus sentimientos. Alguna vez leí que "Todo escrito tiene algo de autobiográfico" y así lo creo.
Yo empiezo por compartirles uno de mis poemas favoritos y después un pequeño escrito propio. Un beso a todos, no olviden hojear y teclear y si gustan..también compartan algo conmigo
Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad. ¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se pueden reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada. Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: "que calor hace", "dame agua", "¿sabes manejar?,"se hizo de noche"... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te quiero".) Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.
Jaime Sabines
Todos los días camino entre rostros, miro por la ventana y sacudo mis brazos al aire... hay días en los que el ruido citadino no me permite escuchar el viento ligero que atraviesa mi rostro.
Cuando paseo por esos largos pasillos, entre jardines y personas te busco incesantemente, pienso en cuantas veces has recorrido el mismo camino y mis pasos siguen a los tuyos...lentamente mi figura se disuelve en la escalera y la tuya tras esa puerta.
La última vez que te miré estabamos rodeados de un ambiente nocturno indescifrable, yo te miraba y sentía tú presencia lejana...un suspiro que nunca llego a tu piel y una copa en mi mano distraía mi atención...a tú lado aprendí que el vino tinto huele a madera, a flores a amor o decepción...leí entre tus manos la impaciencia, la locura, el sufrimiento. Pero también descubrí que los colores tienen un aroma especial y que a veces, las personas son colores con olor o con sabor...tú eres verde y hueles amargo, como a café recién cortado, o ella que sabe a guanabana y en ocasiones se mezcla con mamey, he descubierto personas que saben a leche y otras que huelen a carne pudrida...los olores y sabores son tantos y tan diversos como las personas, a veces no logro distinguir los colores de la gente, no sé si son azules, rosas o negros...las que pasan desapercibidas generalmente son los blancos o como decía la canción los "gris-normal"...
Yo no sé que color soy...supongo que rosa mexicano; no sé que olor soy...supongo que menthol y no sé que sabor tengo...sospecho que uno dulce con amargo....y tú?...