23/06/2007

Soñando...

Vi caminar a un hombre por el largo pasillo, acaba de bajar del tren y es de los últimos en bajar del vagón. Saca una pequeña bolsa de entre sus pantalones de donde obtiene un pequeño papel blanco con una dirección y un nombre. Camina entre las calles nubladas y húmedas de Inglaterra y se pregunta y se responde a si mismo donde esta el lugar que busca....después de un tiempo mientras come sentado en la meda de la estancia para desequilibrados mentales se dan cuenta que usa cuatro camisas juntas. La cabeza me duele y me tapo hasta la frente con esa frazada rosa que esta en mi cama...Salimos de la escuela, me duele la pierna derecha, parece que me la he lastimado y uso una silla de ruedas. Igual que siempre y lamentable como nunca tengo ganas de ir al sanitario, siento que me orino y creo q debo de arreglarme un poco en el espejo del tocador. Te aviso que ire caminando y tú con una sonrisa extraña dices que si, que no tarde ya que quieres irte pronto. En el sanitario ocurren cosas extrañas, es un lugar sucio, pequeño e incómodo, me lavo la cara y decido salir por que hay personas formadas que quieren entrar, no se por que hay tanta gente pero sucedio en unos momentos, cosa de segundos...Camino hacia donde estas parado, llueve y te veo con tres paraguas a tú lado, te hablo y me disculpo por haber tardado tanto pero no me respondes y caminas lentamente sin voltear a verme. Me doy cuenta que no me ayudaras y se me complica caminar por la lluvia. Entro a un gran túnel muy extraño, tiene escaleras y cada vez bajo más y más, el agua corre a mi alrededor y yo ando lentamente. Hasta que llego a un pequeño puente que debo cruzar, pero en medio hay una gran fuente de agua que me impide pasar...Alguién dice, "oye tú ya llegaron a buscarte" yo te miro entre la gente y no te reconozco, estas golpeado y un poco sangrado, me doy la vuelta por que no me gusta tú mirada, me sigues y me jalas del brazo, no puedes hablar y vomitas sangre constantemente. Empezamos a subir las escaleras buscando un lugar donde sentarnos y limpiarte un poco la sangre. Pero es un lugar muy extraño, las personas rezan y el ambiente es lúgubre y tenso. Seguimos buscando algún lugar donde sentarnos, a ti te parece bien cualquiera, pero a mi no, no creo que sea lo mejor sentarnos frente a un confesionario...Subimos más y vemos a amantes en camas pequeñas, algunos de ellos parecen muertos, no se mueven y veo sangre a su alrededro, estoy confundida, no se que sucede. Por fin vemos unos escalones vacios y no tan mojados, te abrazo y me doy cuenta que tienes una herida en el estómago, es grande y sangras más y más...Escupes sangre y me das un beso, es un sabor que nunca olvidaré, te veo mal, y con una voz que más bien susurra algo en mi oído y me dices que me amas. Corren algunas lágrimas por mis mejillas y me regañas, no puedo llevarte a ningún lugar, hay mucha lluvia y este lugar lo desconozco, estoy desesperada, empiezo a agobiarme por que se que vas a morir y no puedo hacer nada, quisiera gritar pero no sirve de nada. A lo lejos oigo un piano, una tonada que se repite y se repite, abro los ojos y se repite una escena frente a mi, es aquel hombre que bajo del tren, esta inmovilizado y me mira de frente. Yo decido destaparme y sólo siento correr unas lágrimas por mi mejilla...

No hay comentarios.: