18/03/2008

Paseando en el Paseo...






El día de hoy salí a caminar por Paseo de la Reforma, es una avenida que en lo particular me gusta, es una mezcla de modernidad e historia, de cultura y recuerdos de lo que ha sido esta Ciudad maravillosa, por estas calles hemos marchado, han corrido...han besado...han llorado y a todos nos ha visto pasar una y otra vez, ya sea para un encuentro o un desencuentro, para un concierto o para un paseo. Me gustan los arboles de cada lado que brindan sombra en medio de un día soleado y acurrucan en los días de lluvia...y que decir de los museos que hay..maravillosos, Antropología e Historia y Arte Moderno linda mezcla. Sin embargo, hoy en una acera encontré estos cuadros bellísimos de Leonora Carrington, es una espectacular exposición que no puedo mostrar aquí, pero que vale la pena darle un vistazo. Les dejo aquí parte de mi mirada y una nota con datos de la autora.

''La idea de pintar o escribir algo surge así nomás, como cocinar o coser algo. Es un momento y ya, viene de manera natural", dijo en entrevista con Dpa, realizada en su casa-taller de la capital mexicana, donde llegó hace poco más de seis décadas.
Carrington (1917) escribió una decena de libros. Sus dibujos y grabados han ilustrado otros más. Sus pinturas y esculturas habitan importantes recintos del mundo.
Amable, pero tajante, se rehúsa a hablar de su vida privada, ''porque hay cosas que nada tienen que ver con el arte".
Su obra ha sido catalogada dentro del movimiento surrealista, pese a que algunos especialistas afirman que Carrington, de un espíritu indomable, igual que los caballos que plasma, pues creó una corriente propia.
''Cada uno de sus cuadros es un mundo infinito bajo atmósferas mágicas extraídas de las antiguas religiones", sobre todo, la de sus ancestros celtas, expresó la crítica de arte Ingrid Suckaer.
Contra los convencionalismos
Leonora Carrington nació en Inglaterra, en el seno de una familia rica, como ''la única mujer y la segunda de cuatro hijos". Opositora a los convencionalismos, recuerda sonriendo que desde niña rechazó la formación religiosa, impuesta por su madre Mairi, una católica irlandesa, además de un destino como dama y esposa de alta sociedad para dedicarse a estudiar arte en Florencia y Londres.
El pintor alemán Max Ernst (1891-1976) llevó a una apenas adulta Leonora al surrealismo. Asentados en Francia tuvieron durante tres años una profunda relación amorosa. La invasión nazi los apartó en 1939.
Buscando refugio en la Europa dividida, la frágil joven sufrió una crisis nerviosa que la llevó de España a Portugal, donde contrajo nupcias con el escritor mexicano Renato Leduc (1898-1986), de quien se separó poco después de llegar a América.
Por eso ''no me gusta la violencia" afirmó. ''No soy política, pero es un hecho que uno no puede estar de acuerdo con las guerras. El arte es la única manera que yo conozco de expresarlo".
''La novia del viento'' como la llamaba Ernst, también es feminista, pues ''las mujeres no deben aceptar la dominación", afirmó.
Alma gemela de Remedios Varo
En los años 40, una bella Leonora de negros cabellos y tez nívea se ganó el respeto y la admiración de Salvador Dalí, Pablo Picasso, André Breton y Luis Buñuel, entre otros. Compartió con ellos cenas en su casa y una amistad entrañable, pero jamás sus técnicas.
''Siempre hablábamos de otras cosas. Los pintores no hablan sobre lo que hacen'', manifestó sentada en la cocina de su casa, donde le gusta conversar y compartir el té.
En México conoció y se casó con el fotógrafo húngaro Imre Weisz, padre de sus dos hijos. Hizo amistad, entre otros, con el escritor Octavio Paz y Remedios Varo, quien la llamó ''mi alma gemela en el arte".
Fragmentos tomados del Periódico "La Jornada" 5 abril 2007

21 comentarios:

Marce dijo...

muy interesante. besos.

Anónimo dijo...

No te sueltes de su mano...

Un beso, guapa.

Camille Stein dijo...

He estado investigando sobre Leonora Carrington, una artista que no conocía. Me gusta su toque mágico y surreal, su onírico colorido... Gracias por tu mirada recorriendo la Ciudad maravillosa.

Ana Ortiz dijo...

Gracias x darnos a conocer esta maravillosa artista. Me encantaron sus cuadros onníricos, tiene algo de las leyendas celtas.

Ana Koreta dijo...

Tanto Carrington como Varo son tremendamente parecidas pero sobre todo siento que se complementan, hay un cuadro en especial de Leonora C. llamado: a warning of mother, en la que existe un regaño de un ser que se ve con mas autoridad y estan muchos pequeños asustaditos pero son ya sabes criaturas fantasticas, es de una ternura y un contenido social intenso! Me gustan estas dos pintoras porque te llevan de la mano a visitar sus mundos y no puedes safarte, lo haras despierta o en tus sueños, gracias por hacerme regresar a ellas!
Un abrazo!

El R dijo...

Me gusta la Carrington y cómo la describes. Y soy el vistante 2000!! Estamos a mano, ja, ja.

Bexos

mArXelLa dijo...

marce, besos para ti y gracias por la pasada!!

anónimo...gracias por el beso

mArXelLa dijo...

Camille, que bueno que has descubierto a la gran Leonora, en lo particular me gusta mucho el surrealismo, que decir de la VARO, pero esta vez me encanto toparme con imágenes en la calle para ustedes. Un abrazo

mArXelLa dijo...

Ana, sabía que esto te gustaría...tiene un cuadro que me recuerda a las hadas y por supuesto que a ti...Un beso

mArXelLa dijo...

querida Ana Koreta, me fascinan ambas, Remedios y Leonora son como distintas caras de la misma moneda. Tienes razón, es inevitable que te tranasporten a mundos inimaginables y llenos de fantasía. Que bien que regresaran a ti! otro abrazo

mArXelLa dijo...

R!!! R!!! R!!! Mereces un premio, ya que a mi no me diste ninguno (buu)jaja...muak muak

Camille Stein dijo...

Preciosas tus palabras y encantado de que tengamos gustos tan afines. Un placer poder compartirlos contigo.

satira dijo...

uhhh buenas imagenes me gustaron se me estallo una neurona yo que jajaja gracias por leerme yo tambien me paso por aca te agrego...


saty ;)

LaClau dijo...

Marxella,
Qué valioso recorido por Reforma, calle que cruza y defiine esta contaminda, indescifrable e indefinible ciudad, entre cosmopolita y local, llena de contrastes. Reforma misma vive las contradicciones de esta urbe: pobreza y riqueza, lo in y lo out, lo que te lleva la centro de la ciudad y lo que te aleja de ella. A mi también me gusta... y me recuerda que detesto que existan grupúsculos que busquen apropiársela como patrimonio propio.

Sobre Leonora Carrington hay mucho que decir, aunque confieso que no me identifico con su mirada del todo. Me produce una angustia similar a la que siento cuando veo la obra de Remedios Varo. En fin.

Un beso y que sigas disfrutando estos días citadinos. Nada como la Ciudad de México en vacaciones.

mArXelLa dijo...

Camille, el placer es mío

Saty: que bueno que te has dado una vuelta por aca y que te gustaron las imágenes. Un abrazo

Marripotita dijo...

Me fascina la Ciudad de México por ser tan cosmopolita y cultural (y más aun cuando se encuentra "semidesierta" por las benditas vacaciones -se disfruta tres veces más).

Buen fin de semana =).

mArXelLa dijo...

Clau, tienes razón...para identificarse plenamente con ellas es necesario un grado de angustía e intranquilidad, no son imágenes que relajen, al contrario, nos llevan por lugares a veces no gratos. A mi me gustan, seguramente por que tienen un aire de nostalgia e incertidumbre por lo real. Un beso y espero que también estes disfrutando la ciudad que se vive relajada estos días. un beso

BETTINA PERRONI dijo...

Aqui ando robándole tiempo al sueño ya que desde la oficina me será imposible comentar... (no creas que te había olvidado) ;)

Ahhh Leonora Carrington... sabrás que yo conocí su obra a penas hace un par de años, gracias a unos amigos pintores que me presentaron ese mundo tan maravilloso de esta extraordinaria artista.

Ver su obra es un deleite, y tenerla ahí a mano, disfrutarla en vivo y en directo debe ser un placer.

Que tengas bonita semana! :D

Camille Stein dijo...

He estado viendo en Google el Ángel de la Independencia en Paseo de la Reforma. Y otras vistas de ese mismo Paseo... Me han gustado mucho. Besos.

mArXelLa dijo...

Bettina, que bueno que te diste tiempito para visitar por q se te extrañaba ehh..la verdad es que es maravilloso salir de casa o del trabajo y encontrarte con pinturas en la acera. Un abrazo!

mArXelLa dijo...

Camille, todo aquel que visita esta ciudad tiene que pasear por el paseo, a mi me gusta y cada fin de semana paso inevitablemente por allí, a mi me gusta la glorieta de la Diana Cazadora. Que bueno que te ha gustado. Un abrazo fuerte!